De la mano de Jaime Sémelas, analista jefe de Value Tree, y de la analista María Núñez, hacemos un balance de lo que ha ocurrido durante el año 2018 y esbozamos nuestras previsiones para el 2019.

Para un análisis más profundo, le invitamos a leer nuestra más reciente Carta al Inversor: Balance 2018 y Perspectivas 2019.

Quedamos a su entera disposición para ampliar cualquier información que necesite en info@valuetree o bien en el 917812410.

Value Tree


Si pudiéramos elegir una palabra para definir 2018, esta sería incertidumbre. Ciertamente, los inversores de todo el mundo miraban con perplejidad cómo el mercado americano conquistaba nuevas cotas en los primeros nueve meses del año mientras el mercado europeo languidecía. Sin embargo, se quedaban aún más perplejos cuando en los siguientes tres meses las compañías del otro lado del Atlántico bajaban con fuerza, arrastrando al resto de mercados mundiales, incluido el europeo…

Leer más

El 2018 se ha presentado como un año difícil en cuanto a las decisiones de inversión. Las medidas proteccionistas de Trump y la guerra comercial que está desatando son unas de las mayores generadoras de volatilidad para los mercados, tanto de materias primas, como de renta variable y renta fija. A ello debemos añadir el fin de las políticas monetarias expansivas.

Ver más.

El año 2017, durante el cual hemos experimentado un crecimiento económico prácticamente sincronizado en todos los países, ha terminado con unos mercados que reflejan valoraciones realmente muy exigentes. Esto es muy cierto para la renta variable, pero también para la renta fija, donde los spreads (diferencia entre la rentabilidad de los Bonos Corporativos y el tipo sin riesgo) se encuentran en mínimos históricos. En este contexto, los principales bancos centrales han optado por reducir las ayudas cuantitativas necesarias hasta ahora…

Leer más

Son muchos los cambios que estamos experimentando en 2017. Por un lado, el mercado de renta variable, después de unos años mostrando un favoritismo claro por Estados Unidos, ha empezado a apostar más claramente por el mercado europeo (al menos, hasta mayo). Todo ello, a pesar de los riesgos del Brexit, las políticas proteccionistas de Trump, el referéndum italiano y las elecciones francesas.

Leer más

El año 2017 ha comenzado con fuerza, con el S&P 500 y el Euro Stoxx 600 subiendo casi un 6% y un 5% respectivamente en el trimestre. Pero en las actuales circunstancias (nada normales), sólo podemos decir que la renta variable europea y americana están caras.

Ver artículo completo: Carta al Inversor 7 abril 2017

 

El último trimestre del año se ha caracterizado por una volatilidad generalizada que culminó con un rally de final de año (en los últimos tres meses), motivado, principalmente, por el sector financiero.

Ver más

 

Es curioso ver cómo el pánico de los inversores, suele mostrar el final de las correcciones, así como la euforia de los mismos, su comienzo.

Leer más

 

Es curioso ver cómo el pánico de los inversores, suele mostrar el final de las correcciones, así como la euforia de los mismos, su comienzo.

Ver más: Nota Informativa, Nuestra estrategia en estos momentos

Queridos amigos,

Somos conscientes de la preocupación y la incertidumbre por la que estaréis pasando estos días. Una vez más, los mercados se preguntan, como tantas otras veces, si este será el nuevo principio de un nuevo fin. Son tiempos difíciles ¿Pero cuándo no lo fueron?

Todos los mercados bajistas encuentran un suelo, y este no será una excepción. Dónde se encuentra este suelo, es difícil saberlo, pero lo que sí os puedo asegurar es que una vez lo encuentre, la recuperación será igual o más violenta que la caída y dejará fuera, como ha hecho tantas otras veces, a muchos inversores. Los cuales, incapaces de soportar la inhumana presión que el mercado ejerce sobre ellos, acabarán claudicando. Nunca nadie dijo que esto debería ser sencillo.

El mercado siempre reacciona irracionalmente, por la sencilla razón de que uno se siente más seguro dentro de la manada si se deja arrastrar por ella.

Hoy oís hablar de recesión mundial, deflación y crisis. Pero, la realidad es que la economía mundial sigue creciendo en el entorno del 3%. EE.UU. , aunque anémicamente, se expande. Con un desempleo que ha caído del 10% al 5% desde el inicio de la crisis y un consumo, que aunque débil, empieza a recuperarse. La ralentización de China no supone un riesgo sistémico para la economía mundial, estaba prevista y diseñada por el propio gobierno. El cambio de modelo económico de la región asiática es algo positivo que, aportará más estabilidad en el futuro y menos deflación al mundo.

Lo peor de la caída del precio de las materias primas y su efecto en los países emergentes queda atrás. No será un viaje fácil, la economía debe adaptarse, las depreciaciones de las divisas de estos países solo son el principio pero, aún debemos pagar por los excesos de unos tipos muy bajos durante demasiado tiempo. La caída de la inversión ha sido violenta, la demanda no volverá pronto y veremos alguna quiebra más. Aún así los recortes más importantes quedan detrás.

La caída del precio del petróleo sin duda ha tenido su efecto negativo en la economía mundial. Cierre de prospecciones, de proyectos, despidos… e inversión que tardará en volver. Pero una vez más, lo peor queda detrás. Incluso si vemos un precio del barril de petróleo a niveles $20, sí, veremos quiebras, quiebras que los bancos, culpables por ayudar a crear esta burbuja, a través de un crédito irresponsable que, tendrán que asumir más pronto que tarde. Pero, no debemos subestimar lo que un precio bajo del petróleo supone para unas economías tan dependientes de la energía y el efecto positivo en el consumidor.

Hoy la crisis vuelve a azotar a la banca europea. La astronómica exposición de Deutsche Bank a instrumentos derivados, el sistema financiero italiano que se tambalea de nuevo y la fuerte regulación a la que están sometidos junto con tipos nominales negativos, hacen que de nuevo, el sector lo tenga complicado. A pesar de todo, hoy no son un riesgo sistemático para la economía como lo fueron durante la crisis anterior.

No olvidéis lo más importante:

– Invertimos en VALOR. Lo que significa que cuanto más caiga el precio de nuestras compañías más aumentará su valor ¿ hay algo más contradictorio que vender un activo precisamente cuanto más aumenta su valor?

– No invertimos en BANCOS

– No invertimos en materias primas

– Nuestras compañías no solo son líderes en sus mercados, sino que cada año aumentan su cuota de mercado, suponen una mayor barrera de entrada para su competencia y generan más beneficios para sus accionistas.

– En ValueTree no somos héroes ni pretendemos hacer héroes a nuestros clientes. Mantenemos desde hace meses un nivel de exposición bajo y hemos aprovechado para cubrir parte de las inversiones recientemente. Desgraciadamente, esto no es suficiente para eliminar el impacto del mercado, pero sí que lo reducirá considerablemente.

– Aprovecharemos movimientos fuertes del mercado para aumentar nuestra exposición en aquellas compañías que, injustificadamente, se vean afectadas. Oportunidades que aparecen pocas veces durante nuestra vida como inversores.

– Ni el sistema financiero, ni el sector inmobiliario, ni China, ni el petróleo provocarán la siguiente recesión. Mucho menos cuando los sospechosos habituales se encuentran en el punto de mira de todo el mundo. Lo que la provoque hoy, no está encima de la mesa y como siempre será algo con lo que no contaba nadie, y una vez más lo superaremos.

Seguimos al mando, ilusionados, preocupados por vuestras preocupaciones, pero sin compartir vuestros temores. No es la primera, ni será la última crisis que vivimos juntos y como siempre haremos lo único que sabemos hacer, crear valor para vosotros, proteger y hacer crecer vuestro capital de la mejor forma que sabemos. Y no olvidéis la máxima que ha forjado a inversores como Graham, Buffet, Greenblat, Rosemberg entre otros: “sentir pánico cuando los demás sean codiciosos, ser codiciosos cuando los demás sientan pánico”

Una vez más gracias por vuestra confianza, siempre vuestro,

Lucas Monjardín Arbex
Director de Inversiones