El próximo 3 de noviembre se celebran las elecciones en Estados Unidos, donde se enfrentan Donald Trump (actual presidente) y Joe Biden. Lógicamente, los inversores se preguntan de qué forma afectará el resultado a los mercados. Sentimos decir que la respuesta correcta no se sabe.

Calendario pasado y futuro sobre las elecciones en EE. UU.
Fuente: JP Morgan

Lo cierto es que, históricamente, el mercado siempre ha reaccionado al alza después de las elecciones. En perspectiva histórica, solo en los años de la Gran Depresión, con Hoover, el mercado cayó y luego tardó en recuperar con Roosvelt. De todas formas, hay que tener en cuenta que la II Guerra Mundial hizo que el mercado retrasara esa recuperación en los años 30 y 40.

Evolución del S&P desde 1926 comparado con los presidentes electos
Fuente: JP Morgan

Llegados a este punto, la intención de voto es claramente favorable a Biden. Esto, de todas formas, no quiere decir nada, ya que el complejo sistema electoral americano puede dar un vuelco a estas encuestas y obtener resultados opuestos a lo que indican.

Evolución de la intención de voto de los dos candidatos
Fuente: BBC

Pero entremos más en detalle. ¿Qué pasaría si Trump ganara? ¿Y si ganara Biden? La historia es clara: el mercado prefiere que el presidente conocido siga al frente del país (ahí tenemos el dicho: más vale malo conocido que bueno por conocer).

Por tanto, creemos que en este contexto es necesario estar invertido y no quedarse fuera de mercado, pase lo que pase.

¿Qué han hecho los mercados de renta variable y de renta fija en todos los años electorales desde 1928?
Fuente: MorningStar

Intentemos ir más al detalle: ¿qué ha hecho el S&P en los meses previos a las lecciones y en las semanas y meses posteriores a las elecciones?  Si bien puede incrementar la volatilidad en las semanas previas a las elecciones (encuestas, agresividad de los candidatos por captar votos, etc.) y en las semanas posteriores (incertidumbre, tiempo que pasa hasta que se forma gobierno, etc.), parece que el mercado no baja mucho y sí reacciona al alza de forma notoria en los meses posteriores.

En este análisis, si los republicanos (Trump) ganaran, el mercado debería ser más alcista en el medio plazo.

¿Qué han hecho el mercado de renta variable y de fija en todos los años electorales desde 1928?
Fuente: Strategas Research

Por tanto, reiteramos nuestra idea de que es necesario estar invertido y aguantar la potencial volatilidad que las elecciones pueden dar al mercado.

Llegados a este punto y sabiendo que históricamente las elecciones han tenido un impacto positivo en los mercados, es necesario empezar a discernir en qué sectores tendríamos que estar más invertidos o menos. En este sentido, creemos que influyen dos factores clave:

1) La guerra comercial con China y el “America First!”

2) Las políticas fiscales y/o de inversión de la administración americana.

En cuanto al primer punto, no creemos que un gobierno demócrata se vaya a relajar con China. Se debe a sus electores y estos piensan que China es el “malo de película” en un alto porcentaje. Por tanto, a pesar de que creemos que la presión podría bajar algo si hay cambio de gobierno, esta continuará durante el mandato del candidato elegido.

Porcentaje de votantes americanos que tienen una opinión desfavorable hacia China
Fuente: JP Morgan

En cuanto al segundo punto, creemos que es más importante. Así, y como Biden ya anunciado que subirá los impuestos a las compañías americanas del 21% al 28%, con un mínimo del 15%, y que duplicará los impuestos de las filiales en el extranjero (G.I.L.T., Global Intangible Tax Income) hasta el 21%, pensamos que inicialmente el mercado de renta variable se puede resentir.

El impacto que esta reforma fiscal podría tener en las compañías del S&P podría ser del -7% en BPA. Este cálculo es un cálculo hecho de forma rápida, como así lo aseguran desde JP Morgan.

Potencial impacto en el BPA de las compañías del S&P por una subida de impuestos, tal y como lo ha anunciado Biden
Fuente: JP Morgan

De todas formas, Biden ha anunciado un incremento del gasto fiscal para potenciar áreas de infraestructura, energía limpia, tecnología, sanidad y educación. Por tanto, engloba una serie de sectores clave para potenciar y apuntalar el crecimiento económico de la nación. Sin embargo, hay sectores que están claramente más expuestos que otros a estos vaivenes políticos. Son los siguientes:

  • Financiero (bancos): una blue wave demócrata podría suponer una regulación más exigente sobre el sector, que podría perjudicar sus P&Ls y los ratios sobre el capital.
    • Demócratas: ↓
    • Republicanos: ↑
  • Energía: uno de los pilares de la campaña de Biden consiste en encauzar al país en una senda de economía neutral en emisiones de carbono para 2050. Esto podría suponer más subsidios a la energía verde en detrimento de los combustibles fósiles, lo que lógicamente puede suponer una menor demanda de gas y de gasolinas.
    • Demócratas (para petroleras tradicionales): ↓
    • Republicanos (para petroleras tradicionales): ↑
  • Tecnológico: los dos candidatos han hablado mucho sobre incrementar la presión regulatoria sobre el sector. Básicamente, se centran en antitrust y privacidad. Si ganara Biden, podría tener un impacto inicialmente negativo sobre las compañías tecnológicas, pero puede que Biden siga con la senda marcada inicialmente por Trump. Si saliera Trump, ¿esperaría el mercado más de lo mismo?
    • Demócratas: ?
    • Republicanos: ↑
  • Sanidad: cada uno ha expresado públicamente que intentará buscar formas para poder bajar el precio de los medicamentos y también el precio de la atención sanitaria. Si bien es verdad que Biden es más agresivo en este sentido y, por tanto, más potencialmente negativo para las grandes farmacéuticas, Trump ha sido más tibio en sus mensajes. Si resultara elegido este último, las grandes compañías farmacéuticas podrían verse beneficiadas.
    • Demócratas: ↓
    • Republicanos: ↑

En definitiva, pensamos que hay que estar invertido antes y después de las elecciones americanas. Las encuestas, a pesar de su demostrada poca fiabilidad, pueden hacer que ciertos sectores se comporten mejor o peor, al menos en el corto plazo. Si ganara Trump, el Nasdaq, las petroleras, los bancos y las empresas farmacéuticas deberían comportarse positivamente. En cambio, si ganara Biden, las compañías más ligadas a infraestructuras y energía verde serían las potencialmente ganadoras.

Los alumnos de Bachillerato del Colegio Alarcón pudieron disfrutar el pasado miércoles de la charla que ofreció Santiago Antón, Consejero y Socio de Value Tree sobre el sistema financiero, invitado por don Antonio Hernández, director del centro. Además, Santiago respondió cuestiones que le formularon los alumnos sobre el mercado de trabajo y el mundo profesional.

El Colegio Alarcón es un colegio privado, no concertado, ubicado en Pozuelo de Alarcón cuyo propósito es «contribuir a mejorar la sociedad con un proyecto educativo cuyos ejes son la excelencia académica y la educación en valores, y que está enfocado a formar personas seguras de sí mismas, capaces de elegir libre y responsablemente su propio camino y preparadas para recorrerlo.»

En Value Tree estamos orgullosos de poder aportar nuestra experiencia en iniciativas como esta, que contribuyen a acercar el mundo financiero a jóvenes preuniversitarios.

En la sobremesa de un domingo cualquiera, hace unos días, el mayor de mis hijos compartía en voz alta sus sueños de futuro y nos preguntaba cuál sería el mejor destino para su primer sueldo cuando accediera al mundo laboral. Pensaba en invitarnos a toda la familia a comer, regalarnos un viaje, comprarle a su hermano una guitarra… Sueños.

Con toda tranquilidad, le di el consejo que daría a cualquier joven que comienza a trabajar, realmente son dos consejos en uno: el primero, ahorra parte de tus ingresos; el segundo, invierte en un plan de pensiones una parte de esos ahorros.

La propuesta no es nada divertida ni genial, pero es la más sincera y realista que se me ocurrió.

Después de haber estudiado Económicas y de haber trabajado durante más de 23 años en el sector financiero, pudiera parecer que le estaba dando el mismo consejo que cualquier comercial joven de una sucursal bancaria le daría a un cliente durante la campaña de planes de pensiones de final de año, pero no, mis objetivos son otros.

Inverco es la asociación que agrupa a las empresas de gestión colectiva, lo que conocemos como fondos de inversión y planes de pensiones. De forma periódica, Inverco publica los datos de ahorro de los españoles en planes de pensiones, que ascienden a unos 120.000.000.000 euros, con 7,5 millones de partícipes; esto es, cada partícipe tiene de media en planes de pensiones unos 16.000 euros. Se me antoja claramente insuficiente que esa cuantía pueda ayudar a complementar las pensiones de jubilación futuras. Si siguiéramos las recomendaciones de la OCDE, deberíamos tener un volumen en planes de pensiones tres veces superior al actual. Queda, por tanto, mucho camino por recorrer.

A mi hijo no le expliqué las ventajas fiscales de tener un plan de pensiones, ni los límites que se pueden aportar, ni el perfil de riesgo adecuado para cada partícipe, ni la importancia de contar con un buen equipo gestor que rentabilice con la magia de la capitalización compuesta las aportaciones, eso lo dejaré para otra sobremesa de otro domingo cualquiera. Sin embargo, creo que he sido capaz de despertar su curiosidad, porque al levantarnos de la mesa me preguntó si era necesario trabajar para tener un plan de pensiones… ¡Bien!

Por Alberto Gajate, Director comercial y socio de Value Tree

Más información sobre los planes de pensiones de Value Tree aquí.

Esta expresión tan castiza bien podría aplicarse al actual y previsible panorama fiscal en Madrid en lo referente a impuestos relevantes como IRPF, I. Patrimonio e Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Amén de la operación Chamartín, los madrileños nos íbamos de vacaciones con la vorágine de pactos de gobierno en Madrid y con estas reglas de juego en vigor:  

  • Tipos autonómicos de IRPF en Madrid entre 9% y 21%, que, sumado al tipo estatal, la escala va entre 18,5% – 43,5%.
  • 100% de bonificación en cuota del impuesto sobre el Patrimonio.
  • 99% de bonificación en cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones entre padres-hijos, nietos. Hasta del 100% con límite de 250.000€ para donaciones en metálico para adquisición de vivienda habitual o empresas.
  • 15%/10% bonificación del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones entre parientes grupo III (tíos, sobrinos, hermanos…).
  • Tipo general 6% en TPO (adquisición de inmuebles), el más bajo de España junto con Navarra.

¿Qué nos encontramos a la vuelta? Un gobierno autonómico de coalición que promulga en Madrid una política fiscal de continuidad o incluso con el anuncio de posibles mejoras.

Nuestra primera reflexión es que probablemente en Madrid durante los próximos 4 años contaremos con un marco tributario neutral.

En otras palabras, para organizar los patrimonios de cada grupo familiar a medio y largo plazo, la fiscalidad no debería ser, en principio, un estímulo o un obstáculo.  Todo ello, mientras no haya reformas del sistema de financiación autonómica que cambiase la amplia capacidad normativa que tienen actualmente las CC. AA. sobre estos impuestos patrimoniales tan relevantes.

Lo que nos lleva a nuestra segunda reflexión: planificar no ocupa lugar”. De hecho, los periodos de reflexión son el inicio y la consecuencia de aportaciones sanas, positivas y rentables a medio plazo para los grupos familiares que lo saben aprovechar…sin prisa pero sin pausa.

Las posibilidades de planificación son tantas como la combinación de múltiples factores únicos y exclusivos de cada uno de los miembros de una familia:

  • Características de las personas que componen el grupo (por edades, por circunstancias personales, por caracteres de salud, de necesidades financieras, etc.)
  • La composición del patrimonio (inmuebles, financiero, negocios, etc.)
  • La composición de rentas presentas y futuras
  • Las posibles revalorizaciones presentes y futuras de los activos y pasivos del patrimonio
  • Los proyectos familiares: educación, preferencias de residencia habitual, oportunidades profesionales dentro y fuera de España, por cuenta ajena o propia, dependencia del sistema de pensiones y un largo etcétera.

Por tanto, planificar vía estudio de alternativas, cuantificar los impuestos de cada opción, diseño de las etapas, orden de ejecución, (sin que implique necesariamente actuar o ejecutar) sería una buena práctica y un trabajo rentable a largo plazo para:

1) Optimizar el ahorro del grupo familiar.

2) Mejor visibilidad sobre cómo se cumplen las voluntades de los propietarios, y a que costes y rentabilidad.

Por último, añadimos una tercera reflexión: no bajar la guardia”. Disfrutar y gestionar el patrimonio, procurando orden como si fueran a despertar en otra Comunidad Autónoma o fuera de España. Por ejemplo, si una parte relevante de su patrimonio está canalizado a través de sociedades, se debe seguir cumpliendo los requisitos de empresa familiar para su exención en Patrimonio porque será clave la reducción en Sucesiones y Donaciones. Habrá que aprovechar las posibilidades de diferimiento fiscal vía fondos de inversión a más de un año para la optimización en IRPF y en Patrimonio si eliminan bonificación. Además, habrá que vigilar la pérdida de coeficientes de abatimiento entre los inmuebles que estén en venta, entre otras cosas.

Eva Alonso, socia y Directora de Planificación Patrimonial de Value Tree

Un año más, Value Tree, en colaboración con el Ayuntamiento de Alcobendas, organiza la carrera anual solidaria de 5 kilómetros que, cada año desde el 2014, viene realizando para ayudar a los más desfavorecidos.

Las inscripciones se pueden realizar en la página web de la carrera: www.cross.valuetree.es

Este año, la recaudación de la carrera será para la Fundación Emalaikat, en concreto para los niños del Centro Materno-Infantil San José de la Montaña en Mizan Teferi, Bench Wereda, Etiopía.

Hemos tenido la oportunidad de hablar con Inés Ollinger, estudiante de medicina en Madrid, que acaba de pasar su tercer verano en Etiopía como voluntaria de la Fundación Emalaikat. Gracias a personas comprometidas como ella, que dedican su tiempo y su esfuerzo a realizar labores humanitarias, el mundo es un poco más justo. Os dejamos a continuación con sus interesantes reflexiones sobre la experiencia de ser voluntaria y os animamos a colaborar la Fundación Emalaikat participando en el VI Cross Solidario Value Tree, bien como corredor o bien adquiriendo un dorsal cero.

Inés, ¿qué destacarías de tu experiencia como voluntaria?

La gente, sin lugar a dudas. La felicidad que desprenden, lo generosos que son y lo dispuestos que están siempre a ayudar, sea el trabajo que sea y tengan la edad que tengan. Desde niños de tres años hasta los más mayores. Si tú estás trabajando, ellos se pondrán a tu lado a ayudarte, aunque tengan una pelota fuera y puedan estar jugando. También, las ganas que tienen de aprender. Es increíble ver como andan varios kilómetros para asistir a la escuela, incluso en sus vacaciones de verano. O cuando les dices que les vas a poner una película como premio por su buena disposición y haber estado ayudándote con algún trabajo que teníamos que hacer y te responden que gracias, pero que prefieren seguir aprendiendo inglés.

No puedo destacar una sola cosa, porque al final cuando llevas yendo ya tres veranos, dejan de ser los niños de Etiopía y pasan a ser personas con nombre y cara. Hablas de ellos como hablarías aquí de cualquier amigo.

¿Qué es lo más valioso que has aprendido en Etiopía como voluntaria?

Todo. Es una experiencia que te rompe todos los esquemas con los que tú partías. Piensas que vas a ir ahí a ayudar y, al final, tú recibes muchísimo más de lo que das. Suena a tópico, pero es verdad. Te hace valorar muchísimo más las relaciones con tu familia y amigos, pues allí ves cómo los hermanos de ocho años, cuidan a los de cinco y los de cinco a los de tres, y si no es tu hermano, es tu vecino y le cuidas como si fuese de tu familia.

Obviamente hace que valores lo material y todas las facilidades que tenemos aquí en España, pero supongo que me quedo con eso, con el ayudar al prójimo, sea más o menos cercano. El que si te doy un caramelo, vas y lo partes todas las veces que haga falta para que ninguno de los que están ahí contigo se queden sin probarlo.

¿Cuáles son las necesidades más urgentes en el proyecto? ¿Cómo impactan iniciativas solidarias como la carrera en el día a día de los niños?

Sin duda, la educación. Es imposible que mejoren su calidad de vida y aspiren a tener un futuro mejor si no reciben una buena educación que les abra la mente y les enseñe que las cosas que llevan haciendo cientos de años de una manera, se pueden hacer de otra de manera más efectiva. Hay muchísimas personas con las que nos cruzamos día a día que son analfabetos y no han ido en su vida a la escuela o, como mucho, han ido a primaria.

No obstante, cada vez los padres están más concienciados de la importancia de que sus hijos estudien y hacen todo lo que pueden por mandarles a la escuela. Sin embargo, muchos de ellos, sobre todo las niñas, no van porque tienen que encargarse de las labores domésticas, como ir a buscar agua.

A veces, esta tarea, a la que no prestamos atención porque nos es tan fácil como abrir un simple grifo, para ellas no lo es tanto y supone tener que andar durante varios kilómetros para conseguirla. De ahí que uno de los proyectos fundamentales de la Fundación Emalaikat sea la construcción de pozos. De esta manera, no solo estás ayudando en cuanto a temas de salud, pues es agua limpia y disminuye de manera muy considerable las enfermedades, sino también a que todos estos niños que se pasaban el día yendo a por agua, ahora puedan ir a la escuela y tener un futuro mejor.

De ahí que iniciativas solidarias como la carrera sean tan importantes para la Fundación Emalaikat. No nos damos cuenta, pero detrás de nuestro dorsal, están muchos niños de edades entre cinco y siete años que acuden a la escuela, y no solo están aprendiendo y jugando, pues no dejan de ser niños, sino que además se les proporciona desayuno y comida, la cual para muchos de ellos será la única comida que tomen en todo el día. Sobra decir lo importante que es una buena alimentación en estas edades para su desarrollo, pero nunca está de más recordarlo.

Además, no solo ayudamos a los niños, sino también influye en sus familias y en la comunidad, tanto a corto como a largo plazo, pues estos niños, el día de mañana serán el futuro de estos países.

Inscríbete en el VI Cross Solidario Value Tree en www.cross.valuetree.es

Kokoro World Trends SICAV, asesorada desde 2015 por AFS Finance Advisors EAF, deja de ser gestionada por Gesconsult SGIIC y comienza una nueva andadura de la mano de Value Tree, que será el encargado de la gestión de las inversiones, con la búsqueda y selección de compañías vinculadas a las tendencias de futuro alineadas con KOKORO. Así mismo, contará con Andbank WM y Banco Inversis en las labores de representación y depositaria.

KOKORO World Trends, es el único vehículo que invierte en tendencias de futuro de una forma flexible y diversificando en diferentes tipos de activo. Su principal objetivo es la preservación de capital a medio y largo plazo. Para ello, invierte con criterios de sostenibilidad, prudencia y flexibilidad en los niveles de inversión.

Esta filosofía de trabajo ha aportado a sus inversores un equilibrio muy eficiente de rentabilidad y riesgo, tan apreciado en el entorno actual. De hecho, KOKORO acumula en el año 2019 una rentabilidad positiva del 6,18% con una exposición a renta variable del 55% y con un 31% de liquidez para aprovechar oportunidades y minimizar riesgo, manteniendo así, su objetivo de rentabilidad/riesgo.

Invertir en Megatendencias de futuro es invertir con la mirada puesta en el medio/largo plazo. Para nosotros, es la mejor manera de invertir en activos de renta variable.

KORORO World Trends, tiene una visión de inversión en Megatendencias que se sustenta en tres pilares fundamentales: Humanidad, Planeta y Tecnología. Y dentro de estos tres pilares se encuentran todas las “World Trends” que hemos identificado desde el equipo gestor y asesor. Analizando con detalle cada uno de estos pilares, se encuentra las temáticas de inversión que engloban todas las necesidades presentes y futuras de la humanidad y del planeta.

KOKORO World Trends tiene un firme compromiso solidario y considera la infancia el futuro de todos y de todo. Por ello, KOKORO contribuye a la transformación social y a mejorar la calidad de vida de los niños, destinando un 0,10% anual del patrimonio (publicado en folleto en CNMV) a colaborar con organizaciones benéficas que se ocupan de proteger y ayudar a niños enfermos. Esto convierte a KOKORO World Trends en la primera SICAV española que invierte en megatendencias con un carácter solidario. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es D1344-166-1024x683.jpg
El equipo de gestión de Value Tree con Ana Fernández, fundadora de Kokoro World Trends Sicav, y Lourdes Soria, consejera de kokoro World Trends Sicav.

Puede suscribirse a los planes de pensiones de Value Tree haciendo clic aquí

Cuatro de cada cinco personas están preocupadas por el futuro de sus pensiones, pero seis de cada diez aún no han empezado a ahorrar. En este video, Santiago Antón, Socio Consejero de Value Tree, explica por qué es cada vez más necesario invertir cuanto antes en un plan de pensiones.

Por Miguel Llorente, gestor de patrimonios en Value Tree

El enfoque a la hora de invertir en renta fija tiene sus diferencias con la renta variable, ya que, aunque lo principal es igual, comprar cuando el precio esté “barato” y vender cuando cotice al precio que tenemos marcado como objetivo, para los bonos la prioridad es que el emisor cumpla con sus compromisos de pago mientras tengamos el activo en cartera. Por ello, una parte muy importante del análisis de la renta fija está relacionado con los flujos de ingresos y pagos.

Bien es cierto que una parte del trabajo podría venir dado por las calificaciones que otorgan las agencias de rating, pero, por un lado, no todas las emisiones tienen una calificación crediticia, y por otro, hay ocasiones en las que la realidad sorprende a estas agencias antes de que ellas detecten lo que esté pasando y realicen modificaciones en su clasificación.

Vamos a centrarnos principalmente en la deuda corporativa porque prácticamente siempre suele ser más rentable que los bonos de gobierno. No conviene olvidarse por completo de la renta fija pública y aprovechamos para mencionar que en su análisis hay que tener muy en cuenta la evolución económica del país, datos como el PIB, el desempleo, la presión fiscal, el crecimiento económico, etc., así como ratios como deuda pública sobre el PIB. Con ello, podemos hacernos una idea de la capacidad que tiene el país de hacer frente a sus compromisos financieros.

En la renta fija privada vamos a partir del balance de situación. Vemos la deuda actual de la compañía y los activos con los que cuenta para hacerle frente y los recursos propios. Lo primero que vamos a calcular es el coste medio de financiación de la compañía. Con eso nos hacemos una idea del esfuerzo que está haciendo para financiarse y de los recursos que tiene que generar para hacerlos frente. Quizás la parte más complicada sea estimar cuáles van a ser los ingresos futuros de la corporación. Hay que partir de la situación actual y, teniendo en cuenta la evolución de los últimos años, hacer una aproximación del comportamiento del sector, de la competencia y de la evolución económica en los principales mercados en los que se haya presente. Conforme vayamos avanzando en el tiempo, más difícil va a resultar hacer una previsión fiable. Con esto terminado, nos vamos a encontrar en qué plazos puede estar tensionada la compañía y analizar si eso es una oportunidad de inversión o un riesgo.

Otro punto importante en el que fijarse es en el EBITDA de la compañía, el pasado, el actual y las estimaciones futuras. Este indicador es un buen resumen de la salud financiera de la firma, y nos va a permitir ver qué parte de los ingresos llegan a ser beneficios y cuáles se van quedando en el camino hasta llegar a la generación de caja bruta, que es lo que va a tener la compañía para reducir su deuda, pagar dividendo, o, si lo considera oportuno, invertirlo en la adquisición de nuevos activos. Como hemos dicho antes, no hay que perder de vista cuál es el nivel de deuda actual y lo que ésta representa frente al EBITDA. Esto nos puede dar pistas sobre la salud financiera, de la compañía y lo acertado o no de su calificación crediticia. Tampoco debemos perder de vista que estos son datos estáticos, y que una empresa es un ente vivo, y que en cualquier momento la dirección puede realizar actuaciones para mejorar la situación de la compañía, tales como reducir la deuda (con venta de activos no estratégicos, por ejemplo), refinanciarse, reorganizarse, etc., que tendrán su efecto en la evolución de los bonos de la compañía.

Por último, una vez localizados activos interesantes y que, según nuestro estudio, parecen que van a ser capaces de pagarnos, queda incorporarlos a la cartera. Si una compañía tiene varios bonos, resulta más interesante comprar aquel que ofrece más valor en función de cómo esté la curva de tipos. Y si solo es uno, hay que comprobar que efectivamente ofrece más valor (en este caso rentabilidad a vencimiento) que otros comparables por calificación crediticia, moneda y duración.

¿Cuándo y por qué decidiste ser analista?

Siempre me ha guiado la curiosidad, llegar hasta el fondo de un asunto para entenderlo. Además, en mi época de estudiante, me gustaban más las materias numéricas que las teóricas. Por lo tanto, cuando en Value Tree me ofrecieron la oportunidad de promocionar en mi puesto de trabajo, no tuve ninguna duda en la elección del departamento en el que me gustaría estar. Ya son más de tres años de andaduras en el departamento de Gestión y Análisis.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de tu trabajo?

Vamos a empezar por la parte bonita de este trabajo. Este trabajo te aporta sabiduría y conocimientos que antes ni imaginabas que podrías llegar a tener. Otra de las cosas que me gustan es el reconocimiento y la recompensa de un trabajo bien hecho cuando el mercado recoge todo el potencial que habías pronosticado para un valor. Pero esto no siempre es así, y aquí llega la parte que menos me gusta. En momentos de mucha incertidumbre económica o simplemente en momentos de alta volatilidad, el retorno puede no ser el esperado, no sacando a relucir el gran trabajo que hay detrás del análisis de una compañía. Esto puede llegar a ser muy frustrante para el analista.

¿Cómo estás viviendo estos años con tanta tensión en los mercados?

Como ya he comentado, hay momentos en los que este trabajo puede no estar recompensado por el mercado con buenos retornos, y es justo en ese momento en el que nos encontramos ahora y el que hemos vivido durante todo 2018. No obstante, la experiencia y la acumulación de “disgustos” te hacen empezar a verle el lado positivo a las cosas y aprovechar los momentos de incertidumbre y volatilidad en el mercado para buscar claras oportunidades de compañías que te gustan y que nunca has encontrado el momento de incluirlas en tu cartera. Y es en este punto en el que nos encontramos ahora mismo, en la búsqueda de compañías de calidad, con caídas injustificadas y con fundamentales atractivos.

Para un perfil conservador, ¿podemos encontrar alternativas en la renta variable?

Para un perfil conservador que quiera invertir en renta variable parte de sus ahorros, yo recomendaría siempre valores muy defensivos, no cíclicos y de compañías medianas o grandes (como puede ser Inditex o Ebro). Pero siempre teniendo un horizonte temporal de inversión de medio-largo plazo.

Para un cliente muy dinámico, ¿qué porcentajes máximos de renta variable le recomendarías en este momento a nivel global?

Teniendo en cuenta el rally que hemos tenido durante el mes de enero y manteniéndose aún el nivel de incertidumbre en los mercados altos con demasiadas dinámicas todavía durante 2019 (Brexit, mercado de renta variable en EE. UU. en máximos, ralentización en China y las políticas de los Bancos Centrales), yo recomendaría recoger algo de beneficios en enero y hacer algo de liquidez en las carteras (aproximadamente un 15-20% de la cartera invertida en renta variable). Con esta liquidez, aprovecharía los momentos de caídas de mercado para ir añadiendo poco a poco valores con un sesgo más value que growht siempre y cuando cumplan los requisitos de inversión (compañías de calidad, con fundamentales atractivos y balances sólidos).