¿Cuándo y por qué decidiste ser analista?

Siempre me ha guiado la curiosidad, llegar hasta el fondo de un asunto para entenderlo. Además, en mi época de estudiante, me gustaban más las materias numéricas que las teóricas. Por lo tanto, cuando en Value Tree me ofrecieron la oportunidad de promocionar en mi puesto de trabajo, no tuve ninguna duda en la elección del departamento en el que me gustaría estar. Ya son más de tres años de andaduras en el departamento de Gestión y Análisis.

¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de tu trabajo?

Vamos a empezar por la parte bonita de este trabajo. Este trabajo te aporta sabiduría y conocimientos que antes ni imaginabas que podrías llegar a tener. Otra de las cosas que me gustan es el reconocimiento y la recompensa de un trabajo bien hecho cuando el mercado recoge todo el potencial que habías pronosticado para un valor. Pero esto no siempre es así, y aquí llega la parte que menos me gusta. En momentos de mucha incertidumbre económica o simplemente en momentos de alta volatilidad, el retorno puede no ser el esperado, no sacando a relucir el gran trabajo que hay detrás del análisis de una compañía. Esto puede llegar a ser muy frustrante para el analista.

¿Cómo estás viviendo estos años con tanta tensión en los mercados?

Como ya he comentado, hay momentos en los que este trabajo puede no estar recompensado por el mercado con buenos retornos, y es justo en ese momento en el que nos encontramos ahora y el que hemos vivido durante todo 2018. No obstante, la experiencia y la acumulación de “disgustos” te hacen empezar a verle el lado positivo a las cosas y aprovechar los momentos de incertidumbre y volatilidad en el mercado para buscar claras oportunidades de compañías que te gustan y que nunca has encontrado el momento de incluirlas en tu cartera. Y es en este punto en el que nos encontramos ahora mismo, en la búsqueda de compañías de calidad, con caídas injustificadas y con fundamentales atractivos.

Para un perfil conservador, ¿podemos encontrar alternativas en la renta variable?

Para un perfil conservador que quiera invertir en renta variable parte de sus ahorros, yo recomendaría siempre valores muy defensivos, no cíclicos y de compañías medianas o grandes (como puede ser Inditex o Ebro). Pero siempre teniendo un horizonte temporal de inversión de medio-largo plazo.

Para un cliente muy dinámico, ¿qué porcentajes máximos de renta variable le recomendarías en este momento a nivel global?

Teniendo en cuenta el rally que hemos tenido durante el mes de enero y manteniéndose aún el nivel de incertidumbre en los mercados altos con demasiadas dinámicas todavía durante 2019 (Brexit, mercado de renta variable en EE. UU. en máximos, ralentización en China y las políticas de los Bancos Centrales), yo recomendaría recoger algo de beneficios en enero y hacer algo de liquidez en las carteras (aproximadamente un 15-20% de la cartera invertida en renta variable). Con esta liquidez, aprovecharía los momentos de caídas de mercado para ir añadiendo poco a poco valores con un sesgo más value que growht siempre y cuando cumplan los requisitos de inversión (compañías de calidad, con fundamentales atractivos y balances sólidos).