Marzo ha terminado con la mayoría de las bolsas al alza, si bien ha habido bastante incertidumbre, con datos macroeconómicos que hablan de ralentización económica, que se confirmaba con la rueda de prensa del BCE del 7 de marzo. Las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos han sufrido altibajos, y en el parlamento británico no han sido capaces de aclarar qué va a pasar con el Brexit hasta hace unas horas, con el pacto de una prórroga de seis meses, hasta el 31 de octubre. Sin embargo, lo más importante, que es lo que ha animado a las compras, ha sido el cambio de criterio de la FED con respecto a su política monetaria, en la que se descartan subidas de tipos de interés en 2019. La FED se centrará mientras tanto en reducir su balance. A destacar que la bolsa norteamericana ha vivido su mejor trimestre desde 2009.

Precisamente por este alejamiento de subidas en los tiposde interés, la renta fija ha sido la gran protagonista. Los bonos de gobierno estadounidenses reducían su rentabilidad con fuerza (haciendo subir los precios de los bonos), cayendo la referencia del bono a diez años al 2,41%, y aunque con menor intensidad, también en Europa, destacando el caso de Alemania, donde el bono a diez años volvía a terreno negativo (-0,072%). La deuda corporativa también tenía un buen mes tras una gran reducción de los diferenciales de crédito.

Con esta situación, en Value Tree hemos seguido apostando por la renta variable, aumentando el número de compañías en cartera para mejorar la diversificación y centrándonos en esta ocasión en valores que tuviesen un momentum positivo (por supuesto cumpliendo con nuestros restrictivos criterios de selección).

Por el contrario, hemos salido de sectores que no están atravesando por su mejor momento, como son el automovilístico o el bancario, de valores que alcanzaban su precio objetivo, de valores que tras una importante subida han comenzado a dar síntomas de debilidad o de acciones con problemas de gobierno corporativo.

En renta fija volvemos a aumentar el peso de la deuda corporativa, que sigue siendo todavía muy bajo con respecto al de gobierno, aunque para ello hemos seleccionado emisiones que, además de ofrecer una interesante rentabilidad a vencimiento, no han registrado una subida tan elevada como la que ha tenido la mayoría de la renta fija privada durante el trimestre. Seguimos analizando emisiones para añadir nuevos valores, tanto de deuda corporativa como emergente.

Por último, mantenemos nuestras estrategias de cobertura de la renta variable europea. La renta variable ha subido mucho en un corto espacio de tiempo y consideramos que en el medio plazo podría producirse una corrección. Cuando esto suceda, aumentaremos la exposición rápidamente modificando la cobertura. Por el mismo motivo, también tenemos cubierta parte de la duración de la cartera de renta fija.

Índices de renta variableRentabilidad Marzo 2019 Rentabilidad 2019
CAC 40 2,10% 13,10%
S&P 500 1,79% 13,07%
Eurostoxx 50 1,62% 11,67%
DAX 30 0,09% 9,16%
IBEX 35 -0,40% 8,20%
FOOTSIE 2,89% 8,19%
NIKKEI 225 -0,84% 5,95%
Productos Value Tree Rentabilidad Marzo 2019 Rentabilidad 2019
Value Tree Best Bonds 0,63% 0,69%
Value Tree Defensive 0,28% -0,46%
Value Tree Balanced 1,10% 2,73%
Value Tree Dynamic 1,17% 3,87%
Value Tree Best Equities 1,10% 3,81%
Value Tree Defensivo (Plan de pensiones) 1,34% 0,92%
Value Tree Dinámico (Plan de pensiones) 0,86% 5,40%

PLANIFICACIÓN PATRIMONIAL

Nuestra directora de Planificación Patrimonial, Eva Alonso, comenta algunas cuestiones:

RENTA 2018: ¿Qué efectos tiene en la declaración de la Renta donar a mis hijos un apartamento?

Si dona el apartamento y no es su vivienda habitual, esa operación se tiene que declarar en renta como una venta, aunque haya sido gratuita, pero además podría tener otros efectos fiscales y algunos desfavorables.  

  1. El primero desfavorable es que si el valor real del apartamento en el momento de la donación es inferior al precio de compra; es decir, que hay un pérdida de valor y lo dona a sus hijos, esa pérdida no será fiscalmente deducible. Sin embargo, si hay una ganancia latente, esto es, que el valor real actual es superior al de su compra, dicha ganancia sí que tributará como renta del ahorro, a tipos entre el 19% y 23%. Si bien, podría rebajarse la tributación si dicho apartamento fue adquirido anteriormente a diciembre de 1994. Art.33.5 y 35 LIRPF
  2. La segunda posible desventaja, en caso de acumular una ganancia latente en el inmueble donado, es que el grupo familiar está anticipando impuestos de plusvalía municipal (Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana). Hay que tener en cuenta que en una donación sucede que el inmueble no se vende a un tercero, y no se recibe liquidez por esa venta, pero sí que se devenga ese impuesto local para sus hijos que reciben el bien y que pagarán plusvalía municipal por los años que ha estado el apartamento a nombre del primer titular. Y a su vez, en el futuro, cuando sus hijos vendan el apartamento volverá a devengarse este impuesto por los años transcurridos desde la donación hasta la venta.

Aprovecho para destacar que el Tribunal Constitucional ha admitido a trámite otro caso sobre este polémico impuesto local. En concreto, analizará los casos en los que el contribuyente ha tenido ganancia en la venta del inmueble, pero la cuota liquidada por el ayuntamiento sea superior al beneficio obtenido en la operación.

  1. El tercer efecto fiscal que se produce en la donación del apartamento es que quien reciba el inmueble pagará el impuesto de donaciones aplicando la normativa de la Comunidad Autónoma donde esté ubicado el apartamento. Mientras que si recibiesen ese apartamento vía herencia aplicará la normativa de la CCAA de donde fuera residente el titular del apartamento. Por lo que, es un factor muy importante a tener en cuenta para una buena planificación patrimonial.

RENTA 2018: ¿Qué se puede deducir de los rendimientos de capital mobiliario?   La primera recomendación es tener en cuenta que un ahorrador puede que soporte varios tipos de gastos por tener una cartera de acciones, bonos o fondos. Sin embargo, por ley de IRPF habrá limitaciones sobre los gastos que pueden ser deducidos.

En cuanto al gasto por mantenimiento de la cartera, sólo serán deducibles los gastos de administración y depósito de valores negociables. De manera automática, vendrán recogidos en nuestros datos fiscales puesto que los bancos lo habrán informado previamente a Hacienda. No son deducibles los gastos pagados por servicio de gestión discrecional e individualizada de carteras, incluso los gastos derivados de traspaso de cartera de acciones a otra entidad, así lo ha confirmado Hacienda vía consulta vinculante V0470-15.  (LIRPF art.26.1.a)

Adicionalmente, serán deducibles los gastos de intermediación pagados tanto por la adquisición o venta de activos financieros. Es importante tener en cuenta que el banco aplicará retención sobre el rendimiento positivo sin restar estos gastos. Por eso, para rebajar la factura fiscal a pagar el contribuyente deberá introducir manualmente esos gastos (y no sólo limitarse a volcarlos de Hacienda).

En el caso de activos financieros comprados con cupón corrido (ie: bonos públicos, emitidos por empresas) no son deducibles como gasto el año de la compra, formarán parte del precio de compra, y en ventas futuras o amortización ayudará a minorar el resultado financiero y la renta gravable. 

Declaración de la renta: así tribuntan las inversiones y los dividendos.


Tanto los resultados positivos o negativos de ventas de activos (financieros, inmobiliarios, etc.) como los dividendos tributan en la base del ahorro de los contribuyentes a tipos fijos escalonados entre 19%  al 23%. Los primeros 6.000€ obtenidos en el año por estos conceptos tributan al 19% (que coincide con el tipo de retención que aplicará el pagador), los siguientes 6.001€ hasta 50.000€ tributarán al 21%, y a partir de los 50.001€ tributarán al 23%.

Es importante tener en cuenta que:

  • a) Cada contribuyente residente fiscal en España tributa por toda la renta mundial, independientemente de donde tenga depositado los activos o quien haya pagado el dividendo. Si se tributó en el país de la fuente de donde procede la renta, revise el convenio de doble imposición para comprobar qué deducción por doble imposición internacional le corresponde y aplicarla en su declaración (consulte en la web de la AEAT toda la red de Convenios).
  • b) Existen reglas específicas que limitan la integración y compensación según el tipo de rentas del ahorro que se trate. Por un lado, se debe hallar el total de ganancias y pérdidas patrimoniales obtenidas en el año, y por otro el total de rendimientos de capital positivos o negativos. Si el resultado de sumar individualmente cada categoría diera negativo, ese importe podría compensarse con el resultado positivo de la otra categoría de renta del ahorro hasta el límite del 25%. Y si tras esa compensación quedase saldo pendiente, se podrían compensar en los próximos 4 años, siguiendo el mismo orden. (LIRPF art.66.1 y 76 y LIRPF art 49).