Enero comenzó alcista en las bolsas, sobre todo en Estados Unidos, apoyado por el proceso de vacunación y por los estímulos que iba a haber en la economía americana. Sin embargo, el impulso se iba perdiendo poco a poco, sobre todo por la evolución de la tercera ola del Covid en Europa y Estados Unidos, que ha supuesto nuevas restricciones y consiguientemente peores datos macroeconómicos futuros. La toma de posesión de Biden (20 de enero), fue el último gran momento alcista, mientras que la publicación por parte del FMI de sus revisiones de crecimiento del PIB mundiales (día 22) cambió la tendencia para que el mes terminase con la mayoría de mercados en negativo. En Europa, los índices caían entre el 3,92% del Ibex y el 0,82% del Footsie, mientras que en Estados Unidos lo hacían entre el 1% y el 2% con la excepción del Nasdaq, que subía un 1,42%. En Asia, región menos afectada por el coronavirus, los cierres eran mixtos, con el Nikkei revarolizándose un 0,81%.

Seguir leyendo