Sorprendente recuperación de la renta variable (especialmente en Estados Unidos) durante el mes de abril. Los malos datos económicos y la caída del precio del petróleo a mínimos históricos parece no haber afectado a los inversores, que confían en que los estímulos monetarios de los bancos centrales (FED,  BCE, BOJ, BOE…) y las ayudas de los gobiernos y la Unión Europea serán suficientes para remontar.

Seguir leyendo