En la sobremesa de un domingo cualquiera, hace unos días, el mayor de mis hijos compartía en voz alta sus sueños de futuro y nos preguntaba cuál sería el mejor destino para su primer sueldo cuando accediera al mundo laboral. Pensaba en invitarnos a toda la familia a comer, regalarnos un viaje, comprarle a su hermano una guitarra… Sueños.

Con toda tranquilidad, le di el consejo que daría a cualquier joven que comienza a trabajar, realmente son dos consejos en uno: el primero, ahorra parte de tus ingresos; el segundo, invierte en un plan de pensiones una parte de esos ahorros.

La propuesta no es nada divertida ni genial, pero es la más sincera y realista que se me ocurrió.

Después de haber estudiado Económicas y de haber trabajado durante más de 23 años en el sector financiero, pudiera parecer que le estaba dando el mismo consejo que cualquier comercial joven de una sucursal bancaria le daría a un cliente durante la campaña de planes de pensiones de final de año, pero no, mis objetivos son otros.

Inverco es la asociación que agrupa a las empresas de gestión colectiva, lo que conocemos como fondos de inversión y planes de pensiones. De forma periódica, Inverco publica los datos de ahorro de los españoles en planes de pensiones, que ascienden a unos 120.000.000.000 euros, con 7,5 millones de partícipes; esto es, cada partícipe tiene de media en planes de pensiones unos 16.000 euros. Se me antoja claramente insuficiente que esa cuantía pueda ayudar a complementar las pensiones de jubilación futuras. Si siguiéramos las recomendaciones de la OCDE, deberíamos tener un volumen en planes de pensiones tres veces superior al actual. Queda, por tanto, mucho camino por recorrer.

A mi hijo no le expliqué las ventajas fiscales de tener un plan de pensiones, ni los límites que se pueden aportar, ni el perfil de riesgo adecuado para cada partícipe, ni la importancia de contar con un buen equipo gestor que rentabilice con la magia de la capitalización compuesta las aportaciones, eso lo dejaré para otra sobremesa de otro domingo cualquiera. Sin embargo, creo que he sido capaz de despertar su curiosidad, porque al levantarnos de la mesa me preguntó si era necesario trabajar para tener un plan de pensiones… ¡Bien!

Por Alberto Gajate, Director comercial y socio de Value Tree

Más información sobre los planes de pensiones de Value Tree aquí.