Grafico - Value Tree

Agosto ha sido un mes desastroso para las bolsas europeas, que se han visto influenciadas por la guerra comercial de Trump contra el mundo y por las sucesivas situaciones de crisis que han sufrido países como Turquía, Argentina o Italia y la falta de acuerdo en el Brexit. Al final, los principales índices del viejo continente han registrado caídas de entre el 1,90% y el 8,76%. Sin embargo, el resultado ha sido radicalmente distinto en otras zonas como Japón, donde el Nikkei subía y volvía a ponerse en positivo en lo que va de año, y especialmente en Estados Unidos, donde de la mano del buen momento de la tecnología y el acuerdo entre Estados Unidos y Méjico, el S&P 500 y el Nasdaq han vuelto a marcar máximos históricos. En renta fija se reducía la rentabilidad de la deuda pública en Estados Unidos y en Alemania, en este caso al servir como refugio, mientras que subía en los periféricos. Por su parte, la deuda corporativa apenas ha tenido movimientos significativos.

Leer más

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *