Ayer, lunes 9 de marzo 2020, los mercados se desplomaron al unísono, fruto de una fiebre vendedora sin precedente :

– Los índices bursátiles cayeron (tanto en Europa como en EEUU) alrededor de un 8%, dejando niveles en Europa y en EEUU para este año 2020 cercanos al -20%.

– La cotización de algunas compañías cayeron cerca de un 15% en el día, volviendo en algunos casos a cotizaciones de los años ’90.

– El precio del petróleo se hundió un 30% por el choque entre Arabia Saudita y Rusia.

– Los Bonos de primera calidad (Alemania y EEUU) sirvieron de refugio (rentabilidades en clara caída) con el consiguiente desplome de los precios de los bonos corporativos y de Gobiernos menos sólidos.

Los titulares en la prensa esta mañana son claros : « Pánico en la bolsa » y « Descontrol »  son las palabras más recurrentes hoy en los medios de comunicación.

¿Qué hacemos en Value Tree para gestionar esta situación?

Seamos sinceros, gestionar perfectamente de manera sensata y ordenada unas correcciones tan bruscas fruto del pánico es casi imposible. No obstante, en Value Tree, en nuestro intento permanente de conciliar « rentabilidad » con « tranquilidad », hemos actuado de manera concreta desde el mes de enero de la manera siguiente (sin esperar, por lo tanto que aparezca la crisis actual):
– En nuestros fondos y carteras más conservadoras (máx. 35% de renta variable) hemos rebajado la exposición a las inversiones en bolsa al 15% desde el 25%.
– En nuestros fondos y carteras más equilibrados (máx. 65% de renta variable) hemos rebajado la exposición a las inversiones en bolsa al 35% desde el 50%.
– En nuestros fondos y carteras dinámicas (máx. 85% de renta variable) hemos rebajado la exposición a las inversiones en bolsa al 50% desde el 75%.
Además, hemos ampliado notablemente en febrero y, más todavía en marzo, las estrategias de cobertura (opciones) que teníamos ya en los diferentes fondos desde enero.

Todas las medidas que hemos tomado en nuestros fondos y planes de pensiones han ido encaminadas a buscar la preservación del capital de los clientes, con actuaciones razonadas y con un coste razonable.

Con toda lógica y transparencia, no hay ninguna receta mágica para contrarrestar totalmente unos fenómenos de tal amplitud en los mercados financieros y además, con medidas que no perjudiquen la recuperación bursátil que ocurrirá seguramente de manera repentina y brusca también. Frenamos las caídas y tomamos buenas decisiones de gestión que darán sus frutos.

Somos plenamente conscientes, sin embargo, de que algunos inversores podrían inclinarse por salir por completo de los mercados, pero conviene mantener en todas las carteras ciertos niveles de inversión, sin arriesgarse con movimientos especulativos de entrada y salida.

En conclusión, insistimos en que nuestro deber de gestión prudente y ordenada nos obliga a gestionar con total transparencia una situación complicada e incierta. No es nada fácil y no haremos milagros. Por lo tanto, las carteras sufrirán inevitablemente a corto plazo, pero estamos convencidos de que los bancos centrales europeos actuarán, así anunciaron para el jueves (12/03) un nuevo recorte de los tipos de interés en Europa y una serie de medidas de relanzamiento de la economía europea.

En este preciso momento de redacción de esta nota, los índices europeos se apuntan una subida de un 2% y todo indica (futuros americanos) que la bolsa americana abrirá esta tarde con una rentabilidad positiva de uno 2,5% o 3% también. Eso no significa que hayamos visto el final de la corrección, pero es evidente que los precios actuales ofrecen buenas oportunidades de inversión a medio-largo plazo.

Con total transparencia y claridad, estamos a la disposición de todos nuestros clientes para cualquier información complementaria. Queremos informarles de la manera más honesta y clara dentro de un proceso de gestión continuado, ordenado y prudente de sus intereses.

Nuestra gestión en el año 2019 ha tenido dos partes muy diferenciadas en lo que respecta a la renta variable. Durante los cuatro primeros meses del año, nuestras carteras se han comportado positivamente, pero muy por detrás de sus índices de referencia (Eurostoxx50 para la bolsa europea y S&P500 para la bolsa americana).

Seguir leyendo

Si bien es cierto que todas nuestras carteras se han comportado positivamente en estos primeros seis meses, también es cierto que han quedado por detrás de sus índices de referencia. Tras un complicado y negativo año 2018, nuestra cautela y celo por proteger el patrimonio de nuestros clientes ha derivado en comportamientos de gestión ciertamente más conservadores que los respectivos índices.

Seguir leyendo

De la mano de Jaime Sémelas, analista jefe de Value Tree, y de la analista María Núñez, hacemos un balance de lo que ha ocurrido durante el año 2018 y esbozamos nuestras previsiones para el 2019.

Para un análisis más profundo, le invitamos a leer nuestra más reciente Carta al Inversor: Balance 2018 y Perspectivas 2019.

Quedamos a su entera disposición para ampliar cualquier información que necesite en info@valuetree o bien en el 917812410.

Value Tree


Si pudiéramos elegir una palabra para definir 2018, esta sería incertidumbre. Ciertamente, los inversores de todo el mundo miraban con perplejidad cómo el mercado americano conquistaba nuevas cotas en los primeros nueve meses del año mientras el mercado europeo languidecía. Sin embargo, se quedaban aún más perplejos cuando en los siguientes tres meses las compañías del otro lado del Atlántico bajaban con fuerza, arrastrando al resto de mercados mundiales, incluido el europeo…

Leer más

El 2018 se ha presentado como un año difícil en cuanto a las decisiones de inversión. Las medidas proteccionistas de Trump y la guerra comercial que está desatando son unas de las mayores generadoras de volatilidad para los mercados, tanto de materias primas, como de renta variable y renta fija. A ello debemos añadir el fin de las políticas monetarias expansivas.

Ver más.

El año 2017, durante el cual hemos experimentado un crecimiento económico prácticamente sincronizado en todos los países, ha terminado con unos mercados que reflejan valoraciones realmente muy exigentes. Esto es muy cierto para la renta variable, pero también para la renta fija, donde los spreads (diferencia entre la rentabilidad de los Bonos Corporativos y el tipo sin riesgo) se encuentran en mínimos históricos. En este contexto, los principales bancos centrales han optado por reducir las ayudas cuantitativas necesarias hasta ahora…

Leer más

Son muchos los cambios que estamos experimentando en 2017. Por un lado, el mercado de renta variable, después de unos años mostrando un favoritismo claro por Estados Unidos, ha empezado a apostar más claramente por el mercado europeo (al menos, hasta mayo). Todo ello, a pesar de los riesgos del Brexit, las políticas proteccionistas de Trump, el referéndum italiano y las elecciones francesas.

Leer más

El año 2017 ha comenzado con fuerza, con el S&P 500 y el Euro Stoxx 600 subiendo casi un 6% y un 5% respectivamente en el trimestre. Pero en las actuales circunstancias (nada normales), sólo podemos decir que la renta variable europea y americana están caras.

Ver artículo completo: Carta al Inversor 7 abril 2017

 

El último trimestre del año se ha caracterizado por una volatilidad generalizada que culminó con un rally de final de año (en los últimos tres meses), motivado, principalmente, por el sector financiero.

Ver más