La bolsa parece estar más pendiente de la invasión de Ucrania, de las barbaridades que pueda hacer Putin y, sobre todo, de la posibilidad de un acuerdo paz y del apoyo que puedan prestar los bancos centrales que de otras cuestiones importantes, como puede ser la elevada inflación, que en marzo vuelve a batir récords de décadas y la evolución del precio de los bonos, que puede avisar de una recesión. Por eso, no es de extrañar que marzo no haya sido un mal mes bursátil.

Seguir leyendo

El comienzo del año ya pintaba regular: la inflación en máximos de más de tres décadas, la rentabilidad de la deuda pública subiendo, la FED mostrando una política monetaria más dura y adelantando la subida de tipos a marzo, al igual que el fin del programa de compra de deuda pública, y añadiendo una subida más a las previstas para 2022, las acciones más orientadas a la tecnología cayendo, la volatilidad en aumento y los problemas de suministro no solucionados. En la segunda parte de enero, se añadió a este cóctel la posible invasión de Ucrania por parte de Rusia, lo que provocó un mayor aumento de la incertidumbre y de los precios del petróleo y del gas.

Seguir leyendo

A pesar de la nueva ola del coronavirus en Europa, de la inflación desbocada y de la subida de los precios de la energía, los mercados de renta variable estaban teniendo un buen comportamiento en noviembre, ayudados por los positivos resultados corporativos y por el mantenimiento de las políticas dovish de los bancos centrales.

Seguir leyendo

Desde comienzos de agosto, las declaraciones de los gobernadores regionales de la FED sobre cuándo comenzaría esta a dejar de comprar bonos de Gobierno y otros activos (tapering) y su influencia en la economía norteamericana y en la política monetaria han estado a la orden del día hasta su confirmación oficial en la reunión de Jackson Hole a finales de agosto. Finalmente habrá tapering y la FED confirmará oficialmente en su reunión de septiembre, aunque no habrá movimientos en los tipos hasta 2022.

Seguir leyendo.

Julio ha sido un mes un tanto extraño, en el que ha vuelto la volatilidad a las bolsas, con bajadas diarias que no se veían desde hace varios meses. El temor a la variante Delta ha quebrado el optimismo ante nuevas restricciones de los gobiernos occidentales, que pueden tener una repercusión significativa en la recuperación económica. Sin embargo, el apoyo que están prestando los bancos centrales, alejando de momento la posibilidad del inicio del tapering y la subida de tipos frente a la inflación, ha conseguido que el mes haya sido mayoritariamente positivo en las bolsas a pesar de la amenaza de la variante Delta, del intervencionismo del Gobierno chino en sus bolsas y del precio del petróleo, que continúa disparado.

Seguir leyendo

Junio mantuvo la tendencia alcista bursátil, si bien hubo bastantes divergencias. El aumento de la inflación, sobre todo en Estados Unidos, y los mensajes desde la FED y en menor medida desde el BCE en donde habla de un adelanto del “tapering”, no consiguieron poner nerviosas a las bolsas, que únicamente se vieron resentidas en momentos en los que la evolución de la variante Delta del Covid 19 alertó de la posibilidad de la vuelta de mayores restricciones en bastantes países. Sin embargo, las subidas no fueron homogéneas, con sectores como el financiero dejándose bastante terreno y con índices en negativo.

Seguir leyendo

El mes de mayo suele ser tradicionalmente bajista y en algunos casos da comienzo a un cambio de tendencia anual. No ha sido así en esta ocasión y los mercados bursátiles han subido, con fuerza en algunos casos, llegando a marcar en muchos de ellos máximos históricos y anuales a mitad y a final del periodo. 

Seguir leyendo

Continuaron las subidas en la renta variable en abril de la mano del avance a buen ritmo de la vacunación y de los planes de estímulos en Estados Unidos, además de los buenos resultados corporativos del primer trimestre. Sin embargo, ha habido sustos, como el aumento de casos de Covid en Asia (especialmente de la cepa india) que han animado a los inversores a recoger beneficios, aunque ha terminado el periodo prácticamente en máximos, sobre todo en Estados Unidos.

Seguir leyendo

Finalmente, el miedo a la inflación (que se está demostrando real y que según las FED de Dallas podría llegar al 2,4% en USA), a la subida del precio del petróleo y a la de la rentabilidad de la deuda estadounidense no ha conseguido estropear un mes que ha sido bueno para las bolsas, especialmente las europeas, que se han visto lideradas por las compañías exportadoras y con el Dax y el Dow Jones marcando nuevamente máximos históricos. Es el índice alemán el que mejor comportamiento ha tenido, subiendo un 8,86% y con el Eurostoxx 50 haciéndolo un 7,78% viéndose ambos favorecidos por la devaluación del euro. En Estados Unidos, las bolsas se movían entre el 6,62% del Dow Jones y el 0,41% del Nasdaq, poniéndose de manifiesto que a los valores industriales les va mejor esta nueva situación que a los tecnológicos. En Asia, el mes fue más tranquilo, con el Nikkei subiendo apenas un 0,73%.

Seguir leyendo


Comenzó bien el pasado mes de febrero, con mercados alcistas, impulsados por la esperanza de los estímulos en Estados Unidos (finalmente aprobados por el Congreso), la expansión de la vacunación, el aumento del precio del petróleo y los buenos resultados corporativos del último trimestre. Todo ello llevó a importantes subidas, con las bolsas estadounidenses marcando nuevos máximos históricos. Sin embargo, el miedo a la vuelta de la inflación y la subida de la rentabilidad de la deuda pública redujo finalmente las ganancias, especialmente en Norteamérica. En Europa, los índices subían entre un 1,19% y un 6,03%, con el Eurostoxx 50 haciéndolo un 4,45% y en Estados Unidos entre un 0,93% y un 3,17%. En Asia el Nikkei subía un 4,70%.

Leer más