Entradas

Junio mantuvo la tendencia alcista bursátil, si bien hubo bastantes divergencias. El aumento de la inflación, sobre todo en Estados Unidos, y los mensajes desde la FED y en menor medida desde el BCE en donde habla de un adelanto del “tapering”, no consiguieron poner nerviosas a las bolsas, que únicamente se vieron resentidas en momentos en los que la evolución de la variante Delta del Covid 19 alertó de la posibilidad de la vuelta de mayores restricciones en bastantes países. Sin embargo, las subidas no fueron homogéneas, con sectores como el financiero dejándose bastante terreno y con índices en negativo.

Seguir leyendo

El Covid y el mal de altura (en el caso de Estados Unidos) han marcado el mes de septiembre bursátil con un significativo incremento de la volatilidad. En el tema sanitario ha habido un aumento global de contagios, superándose ya el millón de fallecidos, provocando que bastantes países estén tomando medidas más restrictivas. Además, las previsiones más optimistas sobre vacunas se han visto desmentidas.

Seguir leyendo

El viernes se cerró la semana con una toma de beneficios generalizada en las bolsas que servía para consolidar los nuevos niveles conquistados por los índices en el inicio de año, además de devolver la tranquilidad y cierto optimismo que se había perdido en el último trimestre de 2018. Las subidas han sido más fuertes en esta ocasión en Asia y América gracias al avance de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China y al buen comportamiento de Amazon. En renta fija, continúa el aumento de la rentabilidad de la deuda pública en Estados Unidos y los países «core» europeos, mientras que se reduce en los periféricos, dando un efecto neutro semanal en Europa. La deuda corporativa se recupera ligeramente tras disminuir los diferenciales de crédito. En el mercado de divas, por último, el euro ha comenzado fuerte, aunque esta semana le baten la libra y el yuan.

Leer más

Semana tremendamente negativa para la renta variable que, pese a comenzar con un importante rebote después de la reunión del G20 en la que se apaciguó la guerra comercial entre China y Estados Unidos, se torció por datos económicos y declaraciones de miembros de la FED que dejaban entrever una desaceleración en EE. UU. Las bolsas europeas caían por encima del 3%, mientras que las americanas se dejaban más de un 4%.

Leer más

El efecto del acuerdo comercial entre Canadá, Estados Unidos y Méjico ha durado poco y las bolsas han vuelto de nuevo a los números rojos el pasado martes, con Italia de fondo, pero sobre todo con la subida de la rentabilidad de la deuda norteamericana. Los tipos a diez años pasaban ampliamente del 3% hasta situarse en el 3,23%, niveles no vistos desde 2011 y empiezan a sembrar dudas en la bolsa estadounidense y en Europa preocupa que se produzca un efecto contagio. Los índices volvieron a ceder, con retrocesos incluso por encima del 2%. En renta fija, la subida de rentabilidades ha sido generalizada en todos los países y el mercado bajista también se ha trasladado a la deuda corporativa, que veía como caían los diferenciales de crédito.

Leer más

Semana en la que han predominado las subidas bursátiles de la mano de las tranquilizadoras palabras del presidente de la FED sobre la fortaleza de la economía estadounidense y el impacto positivo que pueden tener las bajadas de impuestos de Trump en los próximos años. Además, en lo que llevamos de presentación de resultados, están dominando claramente las compañías que presentan mejor de lo esperado. Sin embargo, de nuevo vuelve Trump a sembrar la incertidumbre, con el anuncio de una nueva ronda de aranceles para China y desafortunadas declaraciones contra China, la Unión Europea y el propio Powell.

En renta fija, semana negativa, con subidas en la rentabilidad de la deuda pública y caídas en la deuda corporativa tras seguir subiendo los diferenciales de crédito.

No todo es malo: las automovilísticas europeas podrían salir beneficiadas

Para acceder al artículo completo pinche aquí.

Tras la recuperación de las anteriores sesiones, sobre todo de la mano de los discursos de los bancos centrales, los mercados bursátiles han vuelto a registrar importantes caídas de la mano de la tensión comercial de Estados Unidos con China y, en menor medida, con Europa y sus actuales socios del NAFTA. Curiosamente, han resultado más perjudicadas las bolsas europeas y asiáticas que las norteamericanas, con el Nasdaq marcando nuevos máximos históricos, aunque el Dow Jones ha registrado ocho sesiones consecutivas de pérdidas.

En renta fija se han producido bajadas en la rentabilidad de los principales países, como Estados Unidos o Alemania, al funcionar como refugio frente a la renta variable, mientras que subían en los periféricos. La deuda corporativa, por su parte, continúa con el movimiento alcista. En cuanto al mercado de divisas, el euro ha comenzado a recuperarse frente a monedas como el dólar, la libra o el yuan.

Sémelas añade el carácter predecible de las cuentas de las dos empresas, de forma que «mantendría y, potencialmente, incrementaría la exposición a ambos».

Para acceder al artículo completo pinche aquí.

Extraña semana bursátil la vivida, especialmente en Estados Unidos, con varios días con subidas o bajadas por encima del 1% y marcada por las declaraciones cruzadas entre China y Estados Unidos a cuenta de la guerra comercial en la que están enzarzados y el establecimiento de nuevos aranceles. Los más perjudicados han sido los índices norteamericanos, con descensos superiores al 1%. En Europa, por su parte, la mayoría de los índices se revalorizaban por encima del 1%, desmarcándose esta vez de los problemas estadounidenses. La renta fija norteamericana también ha tenido un mal comportamiento, con subida de la rentabilidad de la deuda pública y caída de precios en la corporativa, mientras en algunos países europeos como Alemania su deuda ha funcionado como refugio.